martes, 9 de junio de 2020

Día de la Región de Murcia 2020. Por la Región que nos merecemos.



Por la Región que nos merecemos

Al escribir este artículo para conmemorar el día de la Región de Murcia, mi primer recuerdo tiene que ser para los fallecidos en el mundo por la Covid-19 y sus familias. Especialmente para las víctimas de esta pandemia en España y la Región de Murcia, nunca los vamos a olvidar. Sus nombres son un símbolo en la defensa de un sistema de salud pública fuerte, capaz de actuar para prevenir y paliar situaciones similares en el futuro.

Para los profesionales de la sanidad, los cuerpos y fuerzas de seguridad, los transportistas, bomberos, protección civil, los trabajadores de los servicios esenciales. Y, por supuesto, para la ciudadanía que ha demostrado su compromiso y solidaridad. Hemos demostrado que juntos somos más fuertes.

El 9 de junio de 1980 se constituyó la comisión redactora del Estatuto de Autonomía de la Región de Murcia, en la que participaron representantes del Partido Socialista Obrero Español, Unión de Centro Democrático, Alianza Popular, Partido Comunista, Partido Cantonal y los regionalistas.

El 31 de julio de aquel año se terminó la redacción y el 27 de octubre se publicó en el entonces Boletín Regional. El 9 de junio de 1982, dos años después, el Rey firmó la Ley Orgánica 4/1982. Por tanto, hoy celebramos el XXXVIII aniversario de la aprobación de nuestro Estatuto de Autonomía.

Ni que decir tiene la ilusión que despertó aquel proceso que cambió el rumbo de nuestras vidas. El año pasado, al final de la IX legislatura, todos los partidos políticos con representación en la Asamblea Regional volvieron a ponerse de acuerdo para modificar el Estatuto de 1982, que se tramita en el Congreso de los Diputados.

Mucho se ha escrito sobre el funcionamiento del Estado de las Autonomías, incluso algún partido pretende modificar la Constitución Española para volver a recentralizar. Lo cierto y verdad es que nunca en la historia de nuestro país habíamos progresado tanto en derechos, libertades y bienestar como en estos 40 años. La experiencia nos ha demostrado que a mayor nivel de autogobierno mejor atendidas y representadas están las personas. Hoy España es el segundo país más descentralizado del mundo tras Alemania, y el nivel de aceptación de las autonomías, con sus imperfecciones, es muy alto.

Estos 38 años de autonomía han cambiado la vida de las mujeres y hombres de la Región de Murcia de forma muy significativa. Solo hace falta una mirada retrospectiva para verlo. Si bien es verdad que no tanto como nos habría gustado. Digo esto porque la calidad de vida de los ciudadanos ha evolucionado más o menos en función de los aciertos de los gobiernos autonómicos. En nuestro caso, las mejorías, siendo muchas, han sido menos que la media, según los indicadores que miden el progreso y el bienestar.

Más precariedad en el empleo, salarios bajos, pensiones bajas, niveles de exclusión social y pobreza muy altos, una de las tasas más altas de fracaso escolar, mayor brecha digital, una renta per cápita mucho más baja que la media. Somos una de las regiones más pobres de España porque nuestro gobierno regional no ha sido tan eficiente como otros. Esta es una realidad objetiva, más allá de sesgos políticos.

En los últimos 25 años hemos vivido en una realidad un tanto virtual. Nos han estado contado medias verdades, cuando no clamorosas mentiras. No es verdad que todo va bien, al menos para la inmensa mayoría. Nos llegaron a pintar una región de cemento y ladrillo que nos haría multimillonarios, pero la realidad es que aquella burbuja reventó y saco a la luz corrupción y las debilidades de un modelo productivo que tenía los pies de barro.

Desde aquel fatídico 2008, nuestros gobernantes han dado tumbos de un lado para otro. Se fue Ramón Luis a su exilio de Bruselas, vino Garre para ser relevado por Pedro Antonio Sánchez, que a los pocos meses las imputaciones judiciales le obligaron a dejarle el puesto a su ahijado político, Fernando López Miras.

Lo cierto y verdad es que seguimos en dónde estábamos o peor. Muchas caras nuevas en el PP y el Gobierno regional, pero nada cambia en la Región de Murcia. Ni tan siquiera las incorporaciones de los hipotéticos regeneracionistas de Ciudadanos han cambiado nada.

Veinticinco años en el poder, de forma continua, son muchos. En 2019 tuvimos una oportunidad de cambiar de gobierno que no aprovechamos.
Soy consciente de la decepción de cientos de miles de personas que depositaron su confianza en mí y en el PSOE. Yo más que nadie lo lamento porque tengo la seguridad de que el proyecto de Región que propuse, el que ronda a diario por mi cabeza, sentará las bases de cambios profundos para que mejoremos en igualdad, derechos, libertades y bienestar. Por supuesto, ni renuncié ni renuncio a ese proyecto. Ahora trabajo con más ilusión para que en el año 2023 seamos capaces de terminar el cambio que empezamos hace un año.

Más y mejor educación, más sanidad pública y lucha sin ambages contra la exclusión y la pobreza para ganar en igualdad; mejores infraestructuras, apostar de verdad por la I+D+i, la digitalización y la economía para ganar competitividad; un ambicioso proyecto de desarrollo turístico, apoyo a nuestro comercio tradicional, a los artesanos que están a punto de desaparecer, a la economía social para dar solidez a nuestra economía, a la construcción, la agricultura, ganadería y pesca, al sector industrial para sentar las bases del cambio de modelo productivo y crear empleo de calidad; apoyo a la cultura y el deporte, que son básicos para la salud de la mente y el cuerpo; a la Justicia, para reforzar nuestro sistema de convivencia; otra política medioambiental para adaptarnos al cambio climático y proteger nuestro hábitat, la economía, la salud y salvar el Mar Menor; con los 17 objetivos de la Agenda 2030 de Naciones Unidas como meta.

Estos son los pilares sobre los que baso un proyecto político alternativo para cambiar de rumbo. No nos podemos resignar, hay que seguir trabajando para conseguir la Región que nos merecemos.


viernes, 13 de diciembre de 2019

OTRA FORMA DE SER Y DE HACER



Estoy en política para mejorar la convivencia y el bienestar, para ayudar a construir una sociedad más justa y solidaria, mejorar la vida de la gente, trabajar para no dejar a nadie atrás y dejar a mis hijos y nietos una Región donde también ellos puedan vivir, para curar y reforzar nuestra democracia. 

Es obvio lo que digo, pero no está de más decirlo. El PSOE es un instrumento de la sociedad que utilizo para canalizar mis preocupaciones, inquietudes y objetivos, para conseguir los cambios que la sociedad nos pide. Soy demócrata hasta las últimas consecuencias, quien me conoce sabe que no me aferro a ideas fijas y predeterminadas. Me gustan las decisiones colegiadas, compartidas y también la disciplina. Dicho esto, no es fácil plegarme o doblegarme una vez que he escuchado, debatido y acordado. No soy de obediencia ciega, lo demuestro cada día, lo hice en la época que tuve el honor ser el delegado del Gobierno en la Región de Murcia. Tampoco de los que se comprometen a lo imposible por un puñado de votos. 

Se preguntará por qué cuento esto. Porque en estos dos largos años como secretario general del PSRM me he pateado y recorrido la Región palmo a palmo. Conozco los problemas, las necesidades y las inquietudes de las personas a las que represento y defiendo, el millón y medio de mujeres y hombres de esta tierra. No vocifero, ni hago demagogia con los problemas y las reivindicaciones de la gente, pero soy exigente, como el que más, con los unos y también con los otros. Con el Gobierno de España, con el de la Comunidad Autónoma, con los gobiernos locales y con determinados círculos de presión política. Lo soy a mi manera, con lealtad y desde el diálogo y la negociación como base de la colaboración. 

Claro que voy a ser exigente con el Gobierno de España, lo seré con hechos y no con palabrería barata. De las primeras cartas que recibirá el presidente del Gobierno será la que le haré llegar para exigirle que ponga en marcha las medidas de su competencia en la recuperación del Mar Menor y la prevención de avenidas, un plan presupuestario para la mejora de la Justicia, mejorar lafinanciación autonómica pendiente desde 2014, la garantía y seguridad de suministro de agua para beber y vivirlas mejoras ferroviarias y de carreteras olvidadas durante lustros, una transición ecológica y energética justa, la dependencia, la igualdad entre hombres y mujeres o lucha contra la despoblación y el envejecimiento, entre otras, que serán prioridades en la agenda del Gobierno español en la legislatura que ahora empieza.

A la vez, exijo a López Miras que deje de manipular y dañar la imagen de la Región con su forma de actuar, cumpla con sus obligaciones y asuma sus competencias, empezando por la defensa de nuestra autonomía. Si no es capaz de hacerlo, debe irse. Estamos a la cola en España de todos los indicadores que miden el bienestar y el progreso, y a la cabeza de la corrupción política. No hay sitio para los temerosos, hay que ser valientes para enfrentarse a determinados grupos políticos y económicos. Ciudadanos impidió el cambio por el que voto la ciudadanía el 26 de mayo, pero sigo y seguimos trabajando para recuperar la confianza en la política y en los políticos, demostrando que hay otra forma de ser y hacer.
Diego Conesa, secretario general del PSRM-PSOE y portavoz del Grupo Parlamentario Socialista

jueves, 19 de marzo de 2015

MANERAS DE HACER LAS COSAS

Os dejo un artículo de Pencho de la Cruz, en el diario local INFOLINEA de 20 de marzo de 2015...

En estos tiempos tan convulsos para todo lo que tenga que ver con la política en general, donde las viejas e inamovibles maneras de actuar empiezan a convivir junto a los intentos de inventar y desarrollar sistemas cada vez más democráticos y participativos, resulta bastante interesante los métodos y formas que Diego Conesa y su equipo han desarrollado para la consecución de la lista de la candidatura con la que presentarse a las elecciones municipales del ayuntamiento de Alhama. Diego ya ganó unas elecciones primarias para ser el secretario general de los socialistas alhameños, después y con motivo de las próximas elecciones municipales se organizaron unas elecciones primarias dentro del partido para elegir al candidato, se dieron todas la facilidades para que se presentaran candidatos, siendo Diego el único que se presentó y saliendo elegido para encabezar la candidatura del PSOE a la alcaldía de Alhama.

Hasta ahora, ese proceso es el que con mayor o menor acierto contempla el partido socialista para elegir a sus candidatos para las elecciones. Digo con mayor o menor acierto porque en algunos sitios no ha estado exento de polémica, y de algunas actuaciones discutibles, como mínimo. Pero centrándome en Alhama, y por si a alguien le puede servir de ejemplo voy a relatar el sistema que se ha seguido para la elaboración de la candidatura al completo, no sé si será mejor o peor, pero innovador sí que es.

Para empezar se programaron unas jornadas durante cuatro sábados, queda uno pendiente para, posiblemente, la próxima semana, compuestas de dos partes, por la mañana una sesión bastante interesante de aprendizaje a los posibles candidatos a concejales, con el propósito de que cuando lleguen al ayuntamiento, ya sea gobernando o en la oposición tengan una base y unos conocimientos con la que empezar a trabajar. Y por la tarde la sesión era abierta a todos los que quisieran asistir, sean o no afiliados al partido, para debatir sobre diferentes temas relacionados con Alhama, sus problemas, carencias y posibles soluciones que se le pueden dar desde la perspectiva de los socialistas.

Al final Diego como candidato elaboró una lista de militantes socialistas, de entre todos los asistentes a esas jornadas, y que mostraron su intención de formar parte de esa candidatura que en los próximos cuatro años se tienen que dedicar a trabajar para los ciudadanos de Alhama, y esa lista con esos nombres, los sometió a una votación en una asamblea convocada para eso con los afiliados y simpatizantes para determinar el puesto que cada componente iba a tener dentro de esa candidatura.

Esa fórmula de determinar la posición que cada uno iba a ocupar dentro de la lista es una apuesta muy arriesgada, que nadie le había pedido que hiciera así, pero Diego lo hizo, y por primera vez, nos guste más o menos, los socialistas de Alhama presentan una candidatura en la que pueden decir que han participado activamente en su composición final.

viernes, 5 de septiembre de 2014

Días y días, y días de Honor.

Hay momentos desagradables casi todos los días...miradas o comentarios con cierto e incluso mucho desprecio. Ser concejal o responsable de un partido político en un pueblo, por muy poca "casta" que sea, hoy día, es casi un estigma.

Pero hay días, momentos, en los que todo eso se compensa sobradamente. Hay días y momentos donde el honor y el orgullo de representar al PSOE en Alhama me entusiasman, ...me hacen sentir un privilegiado. Ayer fue uno de esos días. En un sitio difícil, complicado. Era el entierro de una mujer de 90 años, Josefa Muñoz. Una socialista total, militante desde que se podía.

Aparte del enorme dolor por su pérdida de toda su familia, sentir el orgullo de tod@s ell@s por su madre/abuela/bisabuela, y escuchar las palabras de despedida de su hijo Andrés, además de reconfortarme como persona, me dan las fuerzas, el ánimo, el honor y la responsabilidad de representar a tanta buena gente y marcarme a sangre y fuego esos ideales vitales de libertad, igualdad, solidaridad y justicia social que siempre serán los ideales del PSOE.

Gracias Josefa y familia, por el día de Honor que hace llevar mucho mejor los días y días.

miércoles, 9 de abril de 2014

FORTALEZA CIUDADANA versus MIEDO SOCIAL.

En momentos de shock, de impacto por una cruel y terrible noticia muy cerca de tí, de esas que solo ves por la tele y que crees que no van contigo, ni con tu barrio ni con tu pueblo, lo más fácil, casi condición humana, es la de gritar, culpar, pensar con las tripas y pedir venganza. Sobre todo cuando te pones en la piel de los familiares y vecinos.

Incluso se busca culpabilidad entre quienes tienen la responsabilidad máxima en el control, vigilancia y seguridad ciudadana. Y mucho más si, desde un principio, esos mismos responsables quieren dar la imagen de que, gracias a su gestión, se han erradicado o minimizado los problemas de seguridad. Igual que los económicos. En fin, pensemos...como si no fuesen unidos prosperidad y menor delincuencia, exclusión social y mayor delincuencia. Como si no viéramos que, por momentos, se resquebrajan algunas costuras sociales.

Pero no, esa no es la fórmula. Ni como vecino, ni como familiar, ni por supuesto como responsable político. Se pueden entender ciertas reacciones de los familiares, incluso las iniciales de los vecinos. Pero nunca de quienes tienen mayores responsabilidades. Analizar en vez de gritar, investigar en vez de culpar, pensar con la cabeza bien fría y sobre todo confiar en la profesionalidad de todos los cuerpos y fuerzas de Seguridad del Estado (nacionales, regionales y locales). Pensar que en democracia hay pequeñas irrupciones de lava, que son el pago a mantener controlado el volcán de la libertad y seguridad, la confianza en el Estado de Derecho que nos hemos dotado.

 Por responsabilidad me callaré cosas que no me gustan, y cosas y formas de actuar que no haría como se hacen, o haría de otra forma para el caso de ser mías las responsabilidades de gobierno. Ahora, aparte de sentir empatía por el dolor y shock de los familiares, es momento de tener confianza en nuestras instituciones y convertir las amenazas en oportunidades. Convertir una amenaza, una condición humana primaria, como es el miedo, en una fortaleza. Porque es una fortaleza la confianza en las Instituciones. Es el resultado de un proceso racional donde priman las grandezas que la razón, las ideas y el espíritu social del ser humano han creado con el tiempo. Muy superiores a esos instintos primarios ya señalados que cada uno de nosotros llevamos dentro.

 No quiero, ni apoyaré, gritos, culpas, pensamientos hechos con las tripas, ni oportunismos o venganzas políticas cortoplacistas, aunque existan razones para ello. Ahora no. No voy a recordar frases ni promesas electorales. Ni respuestas plenarias. Ya llegará su momento. Ni actuaciones que buscan más la imagen que la eficacia. Por el contrario, sí quiero y pido empatía y respeto hacia los familiares, uso de la razón, responsabilidad, confianza máxima en la profesionalidad de nuestros agentes policiales y también en los políticos encargados de la seguridad: Policía Local y Equipo de Gobierno.

 Porque no quiero miedo y sí fortaleza civil, vecinal y democrática. Porque el miedo paraliza, nos hace retroceder. Y yo quiero confianza, seguridad y fortaleza para mis vecinos y mi pueblo.